Diario de una Boice

Por fin el gran día llego.

Por:Jazmin Dorantes

Para muchos puede parecer una locura, pero para mí ha sido toda una experiencia. Desperté afuera del Pepsi Center, llegue un día antes e incluso dormí guardando mi lugar y cada hora ahí parada valió la pena ya que únicamente hubo 8 personas que llegaron antes, con eso asegure uno de los mejores lugares de la zona.

Todas las fans que nos quedamos a pasar la noche, nos sentimos muy inquietas, pero sobre todo emocionadas, al punto de ni siquiera poder pegar dormir un rato, pero realmente ese no fue un problema ya que platique muchísimo con otras chicas de la fila. La verdad no somos extrañas, formamos parte de la familia kpoper; pero sobre todo de la familia Boice, además de que nos hemos encontrado en varios eventos de Kpop y en algunos conciertos anteriores, pero creo que en esa noche en particular consolidamos lazos de amistad, compartir esos momentos con amigas son de las cosas que más valoro de mi vida como fangirl.

Para muchos debemos parecer tontas o ridículas, por pasar esos momentos de frío, cuando podemos estar cómodas en nuestras camas cubiertas de cobijas y cosas suaves. Y no por el frió que corta la cara y el suelo duro e incómodo, pero al ver a las otras chicas sentí lleno mi corazón.

Conforme pasaba el tiempo, más gente llegaba. La música comenzó a escucharse a lo lejos, era justo lo que esperábamos la prueba de sonido, aunque intentamos adivinar cuales canciones eran, para matar el aburrimiento ante aquella espera que se nos hacía. Pero entre tantas fans emocionadas fue imposible distinguir

Después de 3 largas horas, podría decir que tenía tanta emoción, la espera parecía eterna. Cuando comenzaron a revisar los boletos la emoción subió como espuma por mi cuerpo.

No Importa que tan lejos estés de mí, Yo te amare.

Recuerda que mi corazón estaba destinado a enamorarte.

                        CNBLUE-BLIND LOVE

 

 

Mi larga espera termino, costo un poco de trabajo abrirme entre tantas personas, pero al final llegue hasta las rejas, justo ahí a la orilla donde iniciaba el paraíso. Por momentos el bullicio del recinto era nada comparado al latir de mi corazón.

 De pronto las luces se apagaron la pantalla se iluminó,  el show comenzó y mi respiración pareció detenerse mientras mis ojos veían  el famoso intro del tour 4 integrantes formados por estrellas suben unas enormes escaleras en dirección a la luna para tocar sus instrumentos y dejar el mejor de los conciertos.

El primer tema que interpretaron fue “where you are”. Mis ojos se llenaron viendo ante mí a YongHwa, cantando y coqueteando con todos los presentes, se veía tan lleno de energía, que llenaba nuestras almas con sus notas y voz. Aferrada a aquellas rejas, el mundo desapareció; solo existían ellos y nosotros, que los acompañaríamos hasta el fin del mundo.

La energía fluía cada vez con más fuerza, coreaba y cantaba como si la vida misma fuera a terminar en el momento que pararan de tocar, pensé que tal vez era lo más cercano a ese  paraíso idílico con el que todos soñamos alguna vez, pero para mí  ellos y sus voces eran por fin una realidad. Aquel derroche de talento fue espectacular, cuando llegaron a tocar  “Get Away” y “One time”.

Hicieron una pausa y se presentaron con algunas frases en español y otras en inglés, para ellos el idioma no era una barrera, tenían claro su objetivo, arrancarnos más que suspiros… llevarse nuestro corazón. Y lo consiguieron con frases como “you`re the Best” “Hola, México”, “, Today Let`s Go Fiesta”, pero sobre todo ese” Grashias”, que se quedara marcado en mis recuerdos de manera indeleble. Después cantaron “A men cnbluelike me”.

Su “Hola Mamacitas” hizo que todos los presentes gritáramos de emoción, suponemos que MBLAQ fue quienes les enseñaron esas frases tan galantes. Todo se había convertido en una “Fiesta, Fiesta”  que continuo con “Coffee shop”,  “Have a god Night” y “Wake up”.

 

 

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *